Reiki

Reiki es una técnica terapéutica natural que se aleja de la naturaleza física de los masajes, la reflexología o incluso de la acupuntura; se encamina siempre a la armonización de la persona, ayudándola a alcanzar su equilibrio y bienestar.

En Reiki se utiliza la llamada "Energía Reiki", a veces denominada "Energía Universal", energía que se postula se encuentra en todo el cosmos, en la propia naturaleza biológica de la que participamos las personas, y también más allá de todo lo físico, en los planos espirituales de la existencia. Desde el punto de vista del Reiki, esta energía es omnipresente, tanto si estamos practicando Reiki como si no; muchas veces se identifica con el Qi de la MTC o el Ki de la tradición japonesa (de donde procede el Reiki como lo conocemos), también se la identifica con el Prana hindú, y en cualquier caso se trata de una realidad "inmaterial" que impregna, activa y envuelve todo ente del universo, concretamente los seres vivos. Habitualmente se habla de Energía Vital o Energia Reiki, y en Reiki se identifica la salud con el armónico fluir de la Energía Vital en la persona.

En cuanto al organismo físico, se cree que la energía se adentra y fluye predominantemente a través de los conocidos como los siete chakras principales, estructuras sutiles de nuestro ser localizadas desde la base de la columna hasta la parte superior de la cabeza. Según la teoría o modelo que se propone en Reiki (no sólo de la vida sino también de la existencia) la energía vital se distribuye también por todo el organismo a través de ciertos canales llamados nadis, equilibrando y nutriendo a la persona desde su aura, que es su parte de anatomía sutil o inmaterial. A su vez, un mal funcionamiento o bloqueo de la energía en uno o varios chakras, sería el motivo que podría provocar los trastornos o desequilibrios en la persona. Reiki es pues, armonizar y vitalizar la dinámica energético-sutil de la persona.

La parte práctica del Reiki se basa en la canalización de la Energía a través de las manos del terapeuta reiki, haciendo las veces de canal transmisor de energía hacia la persona que recibe la sesión, con el propósito de mitigar, paliar o eliminar molestias, bloqueos o desequilibrios. La energía Reiki se puede aplicar sin efectos secundarios, es segura y compatible con cualquier otro tipo de terapia. En este sentido, la realización práctica del Reiki se fundamenta en una tradición ancestral que es la Imposición de Manos, una práctica que si bien se encuentra en la historia de numerosas culturas, en Reiki se entiende a su particular manera, pues la tradición dicta que el/la terapeuta reiki sea una persona iniciada en Reiki por un maestro Reiki, una persona autorizada para enseñar y transmitir la facultad de canalizar la energía Reiki a través de las manos del terapeuta; esta autorización la otorga el maestro o maestra por medio de una sencilla y breve (por lo general) ceremonia Reiki, tratamiento energético especial que confiere la capacidad al nuevo terapeuta.

En una sesión de Reiki la cantidad de energía recibida o absorbida por la persona la determina su propia situación, el terapeuta se limita a canalizar la energía mediante sus manos, haciendo de puente entre el Cosmos y la persona; esta energía es brindada por el cosmos de forma ilimitada y para todo aquel que desee recibirla. Para realizar la sesión la persona debe estar cómoda, relajada y dispuesta a recibir energía; la estancia debe ser acogedora y agradable, tratando de transmitir tranquilidad y paz; es aconsejable una luz cálida e indirecta, una temperatura y confort agradable. El uso de aromas o inciensos debe consultarse antes con la persona que recibirá Reiki, pues no todo el mundo gusta o tolera aromas, especialmente los inciensos.

Reiki es una terapia excelente para trabajar sobre bloqueos en lo que se consideran los distintos "planos" de la vida o de la existencia, como son lo físico, emocional, intelectual y espiritual, aportando vitalidad y armonizando sus fenomenologías asociadas, incidiendo en la persona como un ser holístico y no sólo como mente y cuerpo.

Aún siendo sus orígenes inciertos, todo el mundo coincide que el japonés Mikao Usui fue quien redescubrió esta técnica de sanación milenaria durante un retiro espiritual en el monte Kurama de Kyoto, hacia 1914. Actualmente podemos encontrar una cantidad enorme de bibliografía y versiones sobre lo que es Reiki, su práctica, y una gran cantidad de nombres nuevos que tratan de defenderse como nuevos y/o verdaderos Reiki, lo que por una parte lo populariza y difunde, mientras por otra lo hace más cuestionable en cierta manera.

Un rasgo muy característico del Reiki es el empleo de símbolos, conocidos como símbolos Reiki, entes geométricos a los que se considera portadores de ciertas energías, cualidades o informaciones, específicas o especialmente dirigidas a diversos aspectos de la vida y de la existencia. Los símbolos Reiki se pueden entender como entes sutiles cuyas fuerzas son invocadas en cierta manera por el terapeuta reiki; esto ocurre cada vez éste los visualiza o traza sus formas durante la sesión Reiki. Así tenemos, por ejemplo, el Cho Ku Rei, un símbolo que potencia la naturaleza de aquello donde se coloca, sea física como mentalmente. También está el Sei He Ki, que incide en los aspectos emocionales de la persona; ambos símbolos forma parte de todo un repertorio de símbolos que se emplean en Reiki.

Precisamente en los símbolos reiki radica la enorme variedad de "Reikis" que se mencionan desde hace muchos años; casi cada tipo de Reiki incluye uno o más símbolos que defiende como propio y genuino del inmemorial Reiki original, aportando las vibraciones de éstos para una práctica en principio más completa del Reiki. En este contexto encontramos la corriente Karuna del Reiki, una de las más célebres y difundidas en Occidente. En Karuna se hace hincapié en las vibraciones de la Compasión como herramienta Reiki y en el empleo de un extenso e interesante conjunto de símbolos, el más conocido de los cuales es quizás el conocido como Zonar. Karuna es pues una evolución del Reiki Usui.

© Manel Moreno y equipo.
Todos los derechos reservados. Prohibida la copia de este artículo.

>> Concertar cita

Volver Arriba